El recuerdo de una deliciosa fragancia de arroz en polvo flotando en el aire, transparente, con notas apenas perceptibles de rosas y violetas rozando nuestras mejillas, el primer recuerdo olfativo de un niño, grandes emociones en un paseo atemporal.

Su estética y su colorido hace que tanto las velas, los sprays y las cajas de té, perduren más allá de su consumo y sean un elemento decorativo. 

Vela de cera vegetal 220 gr con mecha 100% algodón y 55 horas de uso.