La dulzura.

El nardo y la rosa se unen en esta composición suave y delicada con un final que las une alrededor del cacao.