El club Annabel fundado por el legendario Mark Birley con el nombre de su esposa,  es el escenario donde transcurre esta historia que comienza en el 1963 en "Berkeley Square" en el exclusivo distrito londinense de Mayfair.

Fué el primer club nocturno solo para socios,  tan relevantes como Frank Sinatra, Richard Nixon, Jack Nicholson o Elisabeth Taylor.

Mark Birley se unió a Pierre Burdoin y Fredérique Malle, dos reconocidas narices, para crear una fragancia de calidad excepcional y exclusiva para sus socios. En 1996, después de 18 meses y 180 pruebas mas tarde decidieron que habían logrado su objetivo, un producto con el nivel de calidad mas alto disponible en el mundo.

Creada expresamente para los miembros del club de Annabel fue un éxito inmediato y ahora se vende como marca Nicho en distribución limitada.